A las pruebas me remito

Estoy manejando a toda velocidad por la Costa Verde muy molesto, frustrado y con ganas de mandar a la mierda a tres personas.

A mi psiquiatra, porque no me quiso dar un documento para vacunarme. Dijo que ponía en juego su reputación. Le increpé y por un momento pasó por mí mente que este tipo está lucrando conmigo y no me está dando el tratamiento correcto. Le dije que no quiero que me trate más y que es una mierda y él y su tratamiento pueden irse lo más lejos posible. Salí tirando la puerta, saqué un porrito y lo prendí a propósito en su consultorio para que su sensor de humos se active y suene sin cesar.

A un amigo con el que iba a montar bicicleta porque vendió una de mis bicicletas mientras estaba de viaje sin autorización alguna. Ya llevamos un año en este asunto y el muy pendejo no me devuelve ni un sol de la venta. Lo último que pasó fue que me bloqueó de sus redes sociales. Y como a las pruebas me remito, pues mis abogados se encargarán de ese asunto.

Mi jefe me acaba de despedir porque decidí aceptar la oferta de una conocida universidad para dictar clases online a tiempo parcial. Dice que no debo trabajar en dos lugares, que es anti ético hacer esas cosas. Y sin poder dar mis argumentos me dieron una patada en el rabo y me sacaron. Que irónico es todo esto porque descubrí dos días antes que él junto a dos jefes tenían planeado hacer unas jugadas en contra de la empresa. El incoherente hablando de ética cuando le es infiel a la persona que le ha dado de comer por más de trece años. Una vez más digo, a las pruebas me remito.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s