Adiós

¿Por qué siempre soy yo?
El que te llama, te escribe y saber si andas bien o no.
¿Por qué siempre soy yo?
El que te dice para salir o para vernos, para ir al cine, al teatro o para ir a comer una pizza, un chifita o unos makis.
¿Por qué siempre soy yo?
El que tiene que estar pendiente de todo. De sí ya comiste o la vida te sonríe o no.
¿Alguna vez te has puesto a pensar si me hiciste falta?
Te digo que si y mucho. Han sido unos meses muy decisivos para mi. Pero ya me cansé de ser yo quien siempre toma la batuta. Ya me cansé de ser quien te esté buscando para salir o hacer hora. Ya me cansé de ser yo quien te escribe y no espera respuesta alguna. Ya me cansé de no tener mi lugar. No te pido que dejes a todo el mundo por mi, pero si te pido respeto y atención que es lo que yo te brindo.

Ya me cansé de ser yo quien siempre está para ti. Cuando murió mi mamá no te vi. Sólo recibí una puta llamada de un minuto dándome consuelo, cuando lo que yo quería era tu hombro para llorar, pero preferiste quedarte más días en el sur y cuando llegaste no fuiste a verme. Fui yo quien lo hizo. Cuando murió tu mami yo estuve desde siempre para ti y al parecer se nota que te importaba una mierda mi vida.

Siempre estuve para ti y cuando te necesité realmente esperaba lo mismo de ti. Lo curioso es que de quien menos pensaba o imaginaba ha estado ahí.

¿Eres consciente de que una amistad es como una relación?
No, creo que no tienes idea de eso. No sólo yo debo empujar el coche, sino tu también. Porque si sólo yo lo empujo, puedo cansarme y te cuento que ya me cansé. Ahora creo que estoy aclarando por qué no me apareci en tu graduación y tampoco te saludé por tu cumpleaños. Vi las historias en Instagram que estabas vacilando rico, vi un TIKTOK, ví las historias de WhatsApp de los amigos en común que tenemos felicitándote por ti día y no tuve un ápice de ganas de saludarte por protocolo. No se me pegó la gana. Ya no te mereces mi tiempo.

Hoy suelto esta relación. Hoy decidí ya no seguir más con esto. Sé cuánto te duele mi decisión, pero ya es hora de pensar en mi, porque yo también soy importante.

No finjas que ahora te preocupas por mi. Recuerda aquel día que de la nada me dejaste de hablar porque pensamos diferente y es verdad y respeto eso. Me dijiste que era cero tolerante porque tú eres progre y yo no quiero serlo e incluso me dijiste que no soy alguien de tu mera confianza. Si no confías en mí ¿por qué no damos por terminado esto? Es irónico tienes el descaro para decir cosas que dejan mucho que pensar, que ser cien por ciento transparente.


No quiero saber más de ti. Hoy he decidido cerrar un círculo y ordenar mi vida y tú ya no eres parte de ella.
Ha sido un gusto el haberte conocido. Espero que seas muy feliz porque yo desde ahora ya lo soy.





Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s