Con mi abogado no te metas

Cristóbal llama a Emilia molesto porque no iré a jugar golf. Yo soy muy poco de cancelar planes, pero el resfriado fue mucho más fuerte que mis ganas de ir a las seis de la mañana a jugar. El doctor Carlos me sugirió no salir y como también quería sanarme rápido, pues le hice caso.
No estoy muy bien emocionalmente Me cuesta asimilar la partida de Martin y he estado triste estos días porque perdí un gran amigo, una persona que si hay algo que me ha enseñado es que si amas algo, eso se hace con pasión. El frío en mi ciudad es intenso y estamos viviendo el invierno más fuerte después de mucho tiempo. A mi me gusta el invierno, pero éste no lo soporto porque siento que respiro agua en vez de aire.

Llamé  cinco veces a Cristóbal sin éxito. Le envié un WhatsApp diciéndole que no podía ir a jugar, que estoy que salgo del resfriado. Incluso me hice una prueba de descarte COVID la cuál fueron a mi casa a realizarla. Imagínate cuánto me he estado cuidando y siguiendo al pie de la letra las indicaciones del doctor Carlos. Me enviaron mis resultados por correo y salí negativo.

Le conté con alegría a Cristóbal y me respondió fatuo (cómo suele serlo por chats, porque cara a cara no tiene los huevos) Emilia también le escribió y su respuesta fue arrogante, cero empática, cómo si le importara un carajo lo que le estaba contando. También le escribió Benito, mi abogado y un gran amigo con el que frecuentamos para jugar golf, frontón y para tomar vinos. Pensé que con Benito la cosa sería más suave, pues, también le respondió irritado.
Benito me envía captura de la conversación de ambos y me molestó esa actitud. Yo le respondí en negrita lo siguiente:
– Toma un respiro y nadie tiene la culpa de lo que te pasa. Con mi abogado no te metas.

Últimamente Cristóbal suele ser renegón, a veces mala leche, a veces salado. No sé si es así en realidad, no sé si es su base cuatro que lo hace así. No sé si la climateria ya lo está visitando. Reniega por todo. Por eso dejé de ser su roomate. Aparte que no aguantaba el olor a marihuana barata y cigarros. Ya estaba harto de ciertas actitudes. Quizá por eso las chicas que conoce en Tinder no duran con él. Quizá por eso ni su perro lo aguanta. Nadie aguantaria a alguien con esa actitud berrinchuda, cero empática y con ese espíritu de siempre querer tener la razón.

Y eso que no cuento el desplante en Osaka. No cuento cuando se le cruzaron los cables en estado de ebriedad y nos botó a todos de su antigua casa. Ojalá recapacite y se de cuenta de las cosas. No basta ser positivo, también hay que ser coherentes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s