Cuando el ciclo no se cierra

-Oye Anastasia hay algo que debes saber
– ¿Que pasó querido?
-Tu sabes que tengo una relación súper larga y  hace unos días estuve en Cusco. Estaba sentado en un Starbucks con mi laptop y a la par hablaba por teléfono. De pronto, siento una mano en mi hombro y una voz tan dulce que me trae buenos recuerdos diciendo mi nombre. Nos miramos fijamente, nos abrazamos de la emoción, le pregunté si estaba acompañada y me dijo que no. Le ofrecí sentarse y ella aceptó. Sólo le pedí diez minutos para terminar lo que estaba haciendo y ella aprovechó en cargar su celular. Eran sus buenos años sin vernos  No te voy a negar que estábamos felices por aquel momento.
– ¿Y ella que te decía?
– Mientras terminaba de hacer mis cosas, ella no dejaba de mirarme y yo también hacía lo mismo. Tenía planeado irme a mi hotel a escribir y nada más, pero no pensé que esto sucedería. Cambié mis planes porque no veía a Valentina hace mucho tiempo. Fuimos a dejar mis cosas al hotel, luego a cenar y caminar por toda la ciudad como en los viejos tiempos. Fue de esas pláticas donde conectas con tu por qué, tus planes y además puedes ser auténtico.
-¿Y que opina Jazmín a todo esto?
– No sabe y tampoco pienso contarle. Jazmin la odia tontamente.
– Exacto, lo que no fue en tu año que no te haga daño.
-Nadie le hace entender eso. A veces no tiene tino para expresarse de Valentina. No la defiendo porque aún sienta algo, es sólo que merece respeto.
– ¿ Por qué le contaste a Jazmín sobre Valentina?
-Porque escribí un guión para una obra de teatro, ella me preguntó más del tema y pues le conté por qué había escrito y quién me lo había pedido.
– Yo tampoco veo nada malo. Aguanta  ¿Eso le contaste siendo ya enamorados?
– Nada que ver. Todo eso fue cuando empezamos siendo amigos. Ella le tiene celos de por sí.
– ¿Estás confundido, cierto?
– No lo estoy. Pero fue lindo verla
-En lo que pueda ayudarte tu sabes que cuentas conmigo.
-Yo lo sé querida. Gracias por escucharme y por ser mi confidente. Te vuelvo a decir que te has convertido en alguien muy importante para mí.
-Que lindo mi amigo . Estamos para apoyarnos

Luego de que Anastasia me dejara en mi departamento sano y salvo porque me la pasé rezando en el camino porque ella ama la velocidad en su moto. Le escribí a Jazmín como de costumbre y me dijo que hoy no podríamos hablar porque se siente indispuesta. Yo le dije que descanse y que mañana amanecerá como nueva. Decidí tomar una ducha caliente para relajarme luego de todo el confesionario que hice en un bar con Anastasia. Como es de costumbre conecto el dispositivo Bluetooth al equipo y pongo música. Mi celular sonó cinco veces y era Valentina. Mientras escuchaba música, mi celular vibraba por los mensajes que me envió. Salí de la ducha y le respondí.

En ese momento que estábamos mensajeandonos le hice una pregunta que ya la tenía en mente una semana después de habernos cruzado…

Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “Cuando el ciclo no se cierra

Responder a Angélica Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s