Estás despedida

Decidí que Maritza ya no sea más mi manager. Para ser sinceros, ella se ofreció de un momento a otro y no sé por qué carajo acepté, pero lo hice. La verdad no puedo, no me gusta trabajar con ella. Me molesta que me diga que comer, que tomar y que música escuchar. Buscaba una manager, no alguien que me gibara todo el día, ni siquiera mi novia hace eso. No nos entendíamos para ser sinceros. Su intensidad me estresaba, que llegue oliendo a tabaco también me estresaba. Ella se estresó cuando puse detector de humor en todo mi departamento, me odió, se irritó como también le irrita mi multiagenda porque la ponía en aprietos. Ya no me aguantó más e hizo maletas para Bogotá porque se hartó que haga lo que yo quiera, más no lo que ella me ordenaba.

La relación con Daniela era muy pero muy tóxica. Un día llegó con varias mandalas para pintar y yo sólo la observaba y prácticamente me quiso obligar a pintar con ella, pero no acepté. A veces venía con un humor de perros y cualquier cosa que hacía le parecía mal. Si no le daba la razón o decía lo que pensaba, yo era el idiota, yo era el baboso que le faltaba madurar y que iba a saber yo, si soy un simple escritor que a punta de suerte está creciendo, pues es lo que ella me decía. Un día colapsé porque ni bien llegó a mi departamento, me miró, cogió el libro que estaba leyendo y me exigió que dejara de leer a Jimmy Baby porque para ella es un escritor loco, panzón, mariquita, bipolar, marihuanero obsoleto y soso. Ella sabe cuánto admiro a Jimmy y no le pedí que se retire de mi departamento. No le voy a permitir que hable así de él y menos en mi espacio. Ella se marchó y empezó a armar hilos en Twitter sobre mi persona y bueno, yo estoy contando mi verdad en este borrador.

Bianca y yo tenemos cosas en común. Aunque a veces siento que tengo más paciencia que ella. A veces siento que no es sincera del todo. Ella sabe cuánto la quiero y también sé cuánto me quiere. Hace ya varios meses en una cafetería hicimos cincuenta mil planes. Pero no me genera confianza alguien que no le pone ganas. Amo la emoción que le pone, pero es la acción que te acerca al objetivo. Yo sé que todos tenemos que hacer, yo sé que hay prioridades, pero también hay compromisos. Me dió algo de pena darme cuenta que sólo se acercó a mi por algo de fama, por querer estar con uno de mis mejores amigos ( si ella supiera que mi mejor amigo es gay y si él fuera hetero, no estaría con ella)

Peco de suponer o creer cosas que suceden sólo en mi cerebro imberbe. Quiero mucho a Bianca, pero a veces su carácter me aleja. Todos tenemos temas, yo lo sé. Tan preocupado estuve por ella que quise hablar con mi terapeuta y mi psicóloga para que puedan verla e iniciar terapias. Me preocupa sus estados de ánimos cambiantes, no es normal. Le echa la culpa a su papá, al tráfico, a mercurio, a su jefe y no son ellos del todo, es ella. Cómo decirle o darle una señal sobre este asunto. Hubo momentos me respondió feo y  en dos ocasiones, me dió ataque de ansiedad su histeria y lo que menos quería era verla para no abrumarla más porque ella no entiende esto de la ansiedad. Simplemente a ella le parece una cojudez 

Seguiré buscando una manager. Lo único que le pido es que sea ella, me deje ser y que todo esté en orden. Me daría flojera volver a decir: estás despedida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s