El escritor sale a matar

Kiara Solis es casada y tiene tres hijos. Su esposo vive en USA y ella lo extraña, pero tiene fantasías algo extrañas conmigo. Ella y yo nos conocimos por un amigo en común que tenemos. Desde ese día, no dejábamos de hablar y ella pese a ser casada dice quererme, pero a mi sólo me gusta seguir el juego. Muy en el fondo sé que no llegará a más. Ella me dice que viaje a su ciudad para conocernos y dejar que todo fluya y yo sólo le sigo la corriente. A mi sólo me gusta las conversas que tengo con ella por mail y de vez en cuando por zoom. Un día le dije que el decirnos cosas deliciosas no significa que vamos a estar juntos o llegar a algo. Ella no quiere sólo jugar, quiere algo más y yo me alejo, ya no quiero nada más. Me aburrió su intensidad y todo esto.

Cambié de manager porque la que tenia sólo me decía cosas «bonitas» y a veces decir cosas bonitas no es suficiente. Quiero trabajar con alguien que también accione. Yo tenia toda la fe puesta en Marcia, creía que podíamos hacer grandes cosas juntos. Pero me di cuenta que de mis cincuenta escritos, sólo ha leído cuatro y ninguno ha compartido en sus redes sociales y muchas veces soy yo quien organizaba su agenda. Llegué a colapsar incluso. Hoy trabajo de la mano de otra persona y me encanta como estamos avanzando.Conocí en Tinder a Paula y desde que empezamos a chatear la pasamos increíble. Una semana antes de entrar a confinamiento gracias a los chinos, salíamos todos los días. Fue muy bonito hasta que la pandemia nos separó. Hablábamos de la vida, de lo que queríamos pero empecé a notar ciertas actitudes, celos y exigencias que no venía al caso y decidí alejarme sin explicación alguna.

Cuando estaba en Bogotá salía con una chica siete años mayor que yo. Todo fue lindo y no lo puedo negar. Hasta que un día ella me dice para ser enamorados y a los meses casarnos y esto último la verdad me hizo correr. No sé ustedes, pero a mi el matrimonio me corre y no porque no ame a esa persona, no lo sé, quiza algún día me case.

Fui suspendido del colegio dos veces porque encerré a mi profesor de ciencias en el baño y porque una vez llegó un regalo para mi mamá de parte suya a casa. Eso me enojó a tal punto que revisaba sus cosas y una vez me encontré con el examen parcial . Por cosas del destino o mejor dicho mi travesura, todo mi salón aprobó y él ni enterado. Hace años lo vi y sólo se ríe de lo que pasó. Escribo desde el colegio, pero de manera oficial hace cuatro años. Así que va bien el nombre del título de este post.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s