Sorpresas te da la vida

Esta pandemia nos agarró a muchos desprevenidos. Nos está dejando un sin sabor. Nos ponemos a cuestionar sobre quien está detrás de todo esto. Y en principio, nos preguntabamos ¿y qué será de nosotros ahora? En estos últimos meses he estado en casa junto a Doris, mi novia y las cosas no están yendo bien.

Ella tiene planes en las cuales yo no comparto y tampoco creo que cambie de opinión.
Por arte de magia y un día menos esperado recibo un correo. Me escribió una chica llamada Valeria y la cuál me agarró desprevenido, pero no niego que me gustó su mensaje.

Le respondí al día siguiente y ella me respondió a los diez minutos y empecé a sentir cierta conexión. Ella vive a unos dieciséis kilómetros de mi casa. Tan cerca y lejos a la vez por causa del bicho que nos tiene a todos en confinamiento y mi hipocondría no me deja ir más allá de donde vivo.

Doris toma la decisión de irse a casa de sus padres un par de meses y yo me quedaré sólo con Boffie (mi perro)

-Aleks quiero conocerte.
-yo también quiero conocerte Valeria.
-me gustaría ayudarte en tu carrera de escritor. Soy comunicadora e incluso puedo ser tu Manager si lo permites. Tienes un talento brillante y eres muy inteligente. Conecto en muchas cosas contigo.
-hagamos un zoom ¿te parece?
-acepto

Hablé con Doris por teléfono y le dije que teniamos que terminar. Ya no tenía caso forzar esos sentimientos enclenques que hay. Tuve los cojones necesarios para decirle que ya no la amo y que era lo mejor para los dos (más para ella porque quiere dar pasos que yo no estoy dispuesto)
Doris me llama veinte veces al día insistiendo que volvamos y yo llamo ochenta veces sin éxito alguno a la compañía de teléfono para cambiar de número.

Valeria sabía que tenía novia. Empezamos a hablar por Whatsapp. Nos contábamos hasta cuántos vasos de agua tomábamos al día. Sin habernos visto en persona, hubo esa atracción tremenda. Me mandaba fotos y yo también a ella y quienes me conocen saben que no soy mucho de enviar fotos. Le gusta mi cabello y el look casero que tengo. A mi me gusta todo de ella, pero cuando me toca el tema, me hago de la vista gorda.

Me envió el número de un filmaker para que vea mi contenido audiovisual y le dije que trabajemos con Junior Guevara, un amigo que la rompe en ese rubro. Ella me dijo que le escriba de una vez para ya poner manos a la obra. Es como lo llamamos, un plan con grandes dosis de éxito todo esto que estamos haciendo.

Valeria me deja ser. No me siento reprimido y eso me gusta bastante. Me gusta lo cero despistada que es y para todo tiene un orden y eso me animó a trabajar con ella. Planeabamos cuando nos veríamos. Quería llevarla a mi sushi bar favorito y por cosas del destino también es su lugar favorito. Ella sabe que aparte de escribir me dedico a otras actividades y ella dice que irá a mi ritmo porque está dispuesta a apoyarme en esta meta y eso me pone feliz.

Abro mi chat y veo un mensaje de una Hondureña de nombre Nany y me.felicita por mi trabajo y yo le respondo con la amabilidad que me caracteriza. De vez en cuando hablaba con ella por ese medio, hasta que decido pedirle su número y hablar por Whatsapp porque Nany me parece interesante y muy inteligente. Nany dice que le encanta mi voz, le gusta mi forma de ser, le gusta mi rostro, el como me visto y quiere conocerme y yo también a ella y tener una bonita amistad. Hace poco me confesó que soy su crush y me dejó anonadado. Le gusta leerme y ni bien publico un nuevo artículo, lo comparte en sus grupos de lectura y sabrá Dios a quienes más, pero ese lindo gesto de ella me gusta.

Valeria sabe que converso con Nany, pero a ella le causa gracia. No le molesta para nada porque sabe que es parte de lo que se viene. Ella dice que al contrario, le gusta que mucha gente me escriba.

Era viernes y el sol salió brillante como nunca y ya los sentía porque los rayos reflejan en mi ventana. No puse mi alarma y ya eran las nueve de la mañana. Salí a pasear a Boffie, luego me bañé y desayuné.

No prendía mi celular aún porque me levanté apurado de la cama. Mi interlocutor suena y me causó asombro porque no esperaba a nadie y el señor de seguridad del edificio me dice que hay una señorita llamada Valeria y me está buscando….

2 comentarios sobre “Sorpresas te da la vida

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s