Mi vida loca en la secundaria II

Seguía haciendo de las mías. Seguía fugándome de clases con mis cómplices. Seguía pasando las tardes en el Olivar o en algún lugar de Lima. En esos días de octubre planeaba de que disfrazarme, tenia en mente tantas cosas, pero fiel a mi estilo y mi indecisión estaba de por medio.

Estaba entre disfrazarme de Marilyn Manson o de uno de los integrantes de Slipknot o de un soldado macabro o simplemente de algo que fluya de mi imaginación. De tantas horas de pensar decidí el primero, tenía conocimiento ya que en esas épocas yo pertenecía a su club de fans en Perú.

Decidí disfrazarme de Marilyn Manson y acudir a la fiesta de disfraces que mi mejor amiga haría en su casa. Llego a casa y dejo mi mochila para de inmediato ir donde Chris y pedirle que me acompañe a comprar maquillaje, lentes de contacto y unas zapatillas y de pasada buscamos el disfraz para él.

Una vez que compramos todo nos fuimos a casa, dejamos las cosas y nos pusimos a jugar PS como locos hasta altas horas de la madrugada.
El día de la fiesta falté a clases y estuve en el Olivar, luego fui a casa de Daniela ya que ella sabe mucho de maquillaje y le pedí que haga arte en mi rostro y lo hizo y me dejó algo idéntico al cantante.

Esa noche fue la noche. Llegamos a casa de Sofía (mi ex novia) y se armó la fiesta y empezó el baile y todos los disfrazados la pasábamos genial. Algunas personas no dejaban de tomarme foto y mirarme por mi excéntrico disfraz. En esa fiesta me encontré con Silvia (otra ex novia) con quien no terminé nada bien.

Como nunca hablábamos ese día, reíamos, contábamos nuestras anécdotas y nos burlábamos de nuestros disfraces. Ella se disfrazó de la mujer maravilla. No hubo besos ni nada, pero renació una bonita amistad (que hasta ahora se conserva).

Esa noche de Halloween fue una noche donde todos terminamos alcoholizados, otros drogados, otros besándose con chicas que solo conocieron esa noche, otros vomitando o dormidos en algún lugar de la casa. Pasó la fiesta de Halloween y llego a las diez de la mañana a casa con el maquillaje derretido y oliendo a cigarro, algo de marihuana y alcohol. Entro despacio a casa y de repente sale mamá y me dice:

-Hijito ¿por qué vienes así? ¿Acaso estas drogado?
-Nada que ver Mami. Sólo huelo a cigarro y el maquillaje de mi disfraz se ha derretido pero todo esta bien.
Ingreso de frente a la ducha y me baño, descanso un rato y me alisto para ir al Olivar y estar con los chicos de mi grupo en lo que conversábamos sobre un viaje por año nuevo, veíamos que covers tocaríamos en Barranco. Mi madre se oponía a que tocara la batería en una banda metalera pero igual iría, se trataba de mi pasión, de lo que me gusta y de lo que viviré: La música.

Se realizó la tocada y tanta fue la acogida que tuvimos mas tocadas en otros lugares y seguía haciendo de las mías. Era un rebelde caleta, un fumador por moda, un adicto al chocolate y un huevas tristes a la vez. Organizaba las salidas de fines de semana, las fugas en el colegio, era mi vida loca en la secundaria.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s