¿ Y ahora que sigue? II

Y nos quedamos hasta las tres de la mañana. Luego buscamos algo que comer y nos fuimos al apartamento. 

Esos días hicimos de todo, desde ir al parque hasta hacer el amor como unos locos.

Aparentemente eran unos días increíbles. Digo aparentemente porque no dejaba de pensar en que todo sería diferente si tomo una decisión. En mis ratos de soledad me ponía a pensar en todo esto. En algo que le oculté por más de ocho años. Por otro lado, algo en mi decía que llegando a Bogotá debería contarle todo esto y ser libre (porque la verdad nos hace libres)

-bebé llegando a casa hablaré con Domenica. Tú sabes que yo la amo pero también la paso muy bien contigo y tampoco quiero dejarte ir.

-¿ y eso? 

-quiero sentirme bien conmigo mismo y quiero que las cosas vayan por buen camino. La amo pero ya no siento lo mismo y si el amor es libertad es hora de dar un paso al costado.

-bebé sé más claro

-en estos días que volvemos estoy dispuesto a decirle todo a Domenica. Y todo me refiero a lo tuyo y lo mío. Sabes, también me gusta estar contigo, pero no quiero seguir así para siempre.

-¿ estás seguro de todo esto bebé?

-completamente corazón

-¿pero no decías que la amabas? 

-el amor es libertad Sheyla y por ese amor que me tengo y le tengo, es mejor quedar así.

-¿y ahora que sigue?

-pues estar juntos tú y yo como cuando éramos adolescentes y nos escapábamos de la escuela por ir al parque y estar hablando como unos tortolitos.

-quiero esas cosas y más corazón 

Gabriel está más que decidido. Ya estaba a pocos días de verse cara a cara con Domenica. Tanto así que decidió adelantar su vuelo. Ya no quería vivir con esa farsa, se cansó de esa vida, de no ser él. Está cansado de no hablar por teléfono o videollamada con toda la libertad que quisiera.

Era las cuatro de la tarde y se encontraba en Bogotá y cogió un taxi con dirección a su apartamento. Quiso llegar temprano y finiquitar este tema de una vez. 

Abre la puerta, escucha qué hay música en el apartamento, sigue caminado y escucha ciertos gemidos que proviene de su habitación. Se queda perplejo y sigue caminando y de pronto ve a Domenica con Kelly (mejor amiga de Domenica)  en plena acción.

No podía creer lo que había visto, no podía asimilarlo. No podía creer que su ahora casi ex esposa tenga por amante a su mejor amiga. Si le jodia también ser el cornudo. Y bueno, él se pregunta…

¿Y ahora que sigue?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s